2023: crónica de un viaje Argentina - Europa

2023 cronica de un viaje argentina europa

El veintisiete de junio de dos mil veintitres tuve la ocasión de efectuar un sueño como exalumno y ahora profesional del turismo, estoy feliz, después de tantos incidentes en los últimos tiempos.

Después del Covid-19 con mis hermanos pasamos un año fatal, vendimos productos de limpieza para subsistir mientras que aprovechaba las horas de la tarde para leer y estudiar, pues no era simple, pues la gente confiaba más en una cadena de supermercados que en un vecino que puede o bien puede no ha sido inficionado.

Tenía que sacarme algún tipo de VISA de salud, como cuando ya antes de la pandemia debíamos entrar a E.U., entre otros muchos países.

Llegué vía Ezeiza (Argentina) a la urbe de la capital de España (España). El aeroplano, inenarrable, al que deseo dedicar un parágrafo aparte, remarcando que los viajes aéreos y las alturas no son de mi agrado.

Estiré las piernas y tuve mucho espacio; En tantos años de carrera, he leído de qué forma, utilizando un sistema operativo, vendimos 3 asientos puestos en 3 filas con 2 pies de distancia entre sí. El día de hoy es una realidad opción alternativa, ya no hay asientos pegados, la gente viaja con mentoneras de diferentes modelos y colores, se ha transformado en una prenda de vestir más que todos y cada uno de los días, no en balde. Versace Lanzó un vestido nuevo con una correa para la barbilla hecha con él el invierno pasado y ocasionó fervor en las rebajas, mas esa es otra historia.

La comida está embalada como al comienzo en los aeroplanos y la oferta es extensa en lo relativo a bebidas, pues había poquísima gente en el Airbus trescientos treinta que se dirigía a la capital. Todos y cada uno de los baños con gel hidroalcohólico y rebosante jabón.

Cabe aclarar que todos estos cambios no vinieron solos, están sujetos a un gran punto de inflexión económico, un billete a España vale el doble de lo que deseaba abonar en el mes de enero de dos mil diecinueve (y no han pasado tantos años. Trascurridos), oferta y demanda, menos plazas, el costo no tiene costo, mas bueno, lo hice, y para no desalentarte no te afirmaré el costo.

Barajas era un gran centro de salud. Ya antes de pasar por la aduana conocí a una enfermera muy simpática, que examina mi libreta y además de esto me saca sangre para revisar que no hay indicios del virus, como todos sabemos, en Argentina aún no podían adquirir vacunas y los europeos en en este sentido son muy burocráticos.

Mi viaje se redujo además de esto de dormir en hostales realmente económicos, visitar los grandes símbolos icónicos y patrimonios culturales. He estado en la Puerta de Alcalá en la capital de España, la Torre Eiffel en la ciudad de París, el Coliseo en la ciudad de Roma, entre otros muchos. Lo más bastante difícil fueron los controles sanitarios en todos y cada sitio, sin bastante gente, mas qué control aduanero, mostrando mi VISA sanitaria por doquier. Solo diez personas entraron por los elevadores y escaleras, a las que les quedaba una hora, y después dieron paso a otro turista, todo rapidísimo, a diferencia de todos y cada uno de los foros de discusión de viajes que había visto hasta el momento, para planear este viaje.

Te puede Interesar  Oda a la fuga: 10 Escapadas Chic y Sostenibles en Italia

El sitio donde daba la sensación de que se terminaba el tiempo era en los Alpes suizos donde abunda la naturaleza; los costos no bajan (siempre y en toda circunstancia fue carísimo) y la atención es prácticamente nula, mas ver la naturaleza de este modo fue una de las maravillas más pasmosas de mi estancia.

Comer y dormir en modo turístico es una de las cosas más fantásticas, supongo que este nuevo renacimiento ha hecho que las comunidades se muestren como son, y frente a la ausencia de viajantes, acá se ven las esencias de la cultura. El lado malo del turismo, la masificación de visitantes, de momento ha quedado apartado y el día de hoy es posible interaccionar un poco más simple, puesto que, además de esto, es más simple para los lugareños decirnos que todos estos años se sintieron apabullados y que Esperemos jamás vuelva a ocurrir.

Para concluir, deseé meditar con los lectores potenciales sobre los diferentes aprendizajes que pude adquirir a lo largo de esta experiencia. Desde el turismo todo ha alterado, mas en retrospectiva me di cuenta que de hechos conocidos ha ocurrido un giro, intencional o bien no, conviven sociedades sin tantos extranjeros, pues ya antes del turismo de masas, los vecinos aprovechan sus espacios, que en algún instante les hurtamos y tomar ventaja de. El día de hoy los ciudadanos tienen la posibilidad de formar parte de las resoluciones, y creo que llevan razón, deben poder seleccionar de qué forma se sienten más cómodos, que no los invadamos, que no olvidemos que pueden formar parte y que no quisiéramos que extraños nos pidieran nuestra casa sin un horario concreto y sin consultar. El turismo puede ser menos invasivo, más empático y sobre todo más democrático, sin meditar solo en la parte económica, sino más bien pensando en lo que damos a el resto, a los que vienen, mas asimismo a los que son, podemos convivir, mas siempre y en toda circunstancia. y cuando, a ellos asimismo les agrada, pues al final son los que nos acogen, los que nos guían y al fin y a la postre, no deseamos hacerles lo mismo que ellos a .

Muchas gracias.

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información