5 cosas que extrañarás de México cuando viajes a Europa

5 cosas que extranaras de mexico cuando viajes a europa

(*5*)

Cuando sales de un país sudamericano para llegar por vez primera a Europa, siempre y en toda circunstancia es bastante sorprendente (en el buen sentido de la palabra) y apasionante descubrir ese “nuevo mundo” cultural, histórico y quizás glamuroso que estás a punto de vivir, puesto que es un continente a nivel económico más desarrollado que el tuyo, que el nuestro. 

Para mí, esa primera vez fue cuando viajé a Alemania para un intercambio universitario, como el de los Erasmus. En especial son en estas ocasiones cuando viajas como estudiante y te quedas un tiempo prolongado para convivir con la gente y la cultura de allí, que tienes la ocasión de percibir las distintas costumbres y hábitos de un país foráneo. 

Sin embargo, como mexicanos, y por lo general como latinos, estamos conscientes que nuestros países son únicos y, las costumbres, hábitos y “rarezas”, nos hacen querer más nuestras raíces. Por este motivo deseo compartirte 5 cosas que estamos tan habituados en México a tenerlas en el día a día, que a veces no las valoramos y las pasamos por alto.   

1. Los cerillitos

Los cerillitos son las personas, eminentemente pequeños, que te asisten a empacar tus compras en el súper entonces de abonar en caja. Generalmente no tienen un suelo y sus ganancias son gracias a las propinas que les dan.

Aunque ahora por la pandemia, reducir los cerillitos en los supermercados fue una medida de prevención, la verdad es que ya antes, como mexicanos, estábamos habituados a tener alguien que nos “echara la mano” y no estar a las carreras por hacerlo todo junto a la vez; mientras que que en Europa es de lo más habitual que la gente espera que tengas las habilidades de empacar veloz tus compras, abonar cuanto antes y no tener que hacer aguardar largo tiempo a la persona que está después de ti, de lo opuesto se incordian de manera fácil.

2. Las tiendas y supermercados cierran muy temprano y no abren los domingos

Aunque acepto que esto ha de ser una maravilla para la gente que trabaja ahí, para los mexicanos que estamos habituados a poder ir al super aun en días festivos o bien ir al Oxxo por el antojo de medianoche, en Europa es un tanto molesto que te limiten a adquirir ya antes de las ocho de la noche y a prever tus antojos para el último día de la semana, puesto que este día verdaderamente poquísimos comercios abren (solo varios restoranes y cafés).

Te puede Interesar  Tips para coleccionar souvenirs de tus viajes

La enseñanza es que verdaderamente se toman de verdad el último día de la semana como un día de reposo.

He de aclarar que sí existe uno que otro súper que cierra hasta las doce de la noche, mas son pocos y manejan costos altísimos.

3. Las fantásticas estufas de gas

En Alemania y en múltiples países de Europa es más habitual que en las casas se empleen estufas eléctricas que de gas. Primordialmente lo hacen por seguridad de los pequeños y prevenir accidentes con el fuego. Si bien esto puede resultar muy práctico, pude apreciar que el alimento no se cocina igual que en una estufa de gas y que el sabor puede cambiar.

En mi opinión, creo que merece la pena aprender a ser cauteloso y respetuoso con las cosas de la cocina y de esa forma sostener un sabor rico y casero. 

4. Comer pan rico y barato

Las panaderías en Alemania son como las tiendas de el rincón en México, hallas una cada diez pasos. Los panes son de verdad riquísimos, mas asimismo carísimos en comparación a México. Los costos de la mayor parte de las piezas, por norma general fluctúan entre 1 euro con cincuenta centavos y tres euros (¡más de veinticinco pesos mexicanos por una pieza de pan!). Evidentemente tampoco hallarás vehículos rondando por tu colonia vendiendo rico pan casero con la canción “del panadero con el pan“. 

5. Comer saludable y barato

No solo el pan es costoso, la fruta y la verdura asimismo lo son. 

En México resulta verdaderamente asequible ir al mercado y surtir tu despensa con comida rica y nutritiva como manzanas, plátanos, zanahorias, jitomates o bien cualquier otra cosa que precises para una rica ensalada o bien sopa muy nutritiva. Tenemos la enorme ventaja de que contamos con microclimas y biodiversidad que dejan el desarrollo de frutas y vegetales exquisitos y buenos para la salud que no se hallan en otros países y que además de esto ¡son asequibles!

Como conclusión, puedo decir que viajar te abre los ojos para estimar lo que hay en otras unas partes del planeta, mas asimismo para valorar lo que tenemos. Europa, como continente, es un destino bello y enormemente atrayente turísticamente, mas no podemos negar que como nuestro precioso México ¡no hay 2!.

Entre más viajo más orgullosa me siento de ser mexicana. 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información