De paseo por Bilbao - Entorno Turístico

1639227947 De paseo por Bilbao Entorno Turistico
  • Una escapada urbana paseando por el casco viejo y por la ría entre las edificaciones históricos más representativos de Bilbao.

Ofrecemos un recorrido sin turismo, sin transporte público, sencillamente a pie, tomando como punto de inicio el Hotel Mercure Jardines de Albia, que en su instante fue un almacén de bacalao y cuya parte posterior se eleva desde la calle Uribitarte, con la que se comunica por escaleras, al paso que su testera primordial se levanta prudentemente entre edificios tan esenciales en la vida cultural de la urbe como el Kafé Antzokia.

“La ría de el día de ayer, la de el día de hoy, la habitual. "

Por los de Uribitarte nos dirigimos cara la ría, en cuya ribera esperan los navíos que cruzan el Nervión, mostrando la evolución de una urbe con un marcado pasado industrial.

Este recorrido mínimo nos deja el primer contacto con la arquitectura que pasó inadvertida como sucedió con la construcción del Costumbres viejas, del edificio de la vieja naviera Aznar que contrastan con la modernidad de tranvía. Delante puedes ver el Ayuntamiento de Bilbao, asimismo del siglo XIX, antes que en dos mil dos Jorge Oteiza Allá instaló su “esfera ovoide”, fabricada en acero corten, material con el que se edificaban las embarcaciones en los diferentes astilleros que bordeaban la ría.

Edificio Aznar.

Las riberas del río están conectadas por múltiples puentes, ciertos, como el de Deusto y el Municipio, puentes levadizos si bien hoy día están cerrados.

El que tiene Ayuntamiento desechó sus máquinas hace unos años, por lo que ya no se puede usar, no obstante, el Puente de Deusto prosigue siendo válido si bien apenas se usa de forma anecdótica. Otros pódiums más recientes son el de la Padre Arrupe que conecta uno de las edificaciones de la Universidad de Deusto, la universidad privada de España más vieja, con el Camino de Abandoibarra y el Puente Zubi Zuri, construida por Santiago Calatrava que terminó demandando al Municipio de Bilbao por cubrir su escurridizo suelo de cristal con una alfombra antideslizante. El final de este puente conecta con la escalera de Arata Isozaki que edificó sus torres en la tierra del primero Depósito gratis, una parte de la testera de la que continúa.

Puente de Deusto
Puente de Deusto.
pasar el padre
Pasarela Padre Arrupe.
zubizuri
Puente Zubi Zuri.

La una parte de atrás de la Guggenheim le deja ver el tragaluz y las exhibiciones de arte al aire libre que comparten el interés atractivo Puente Salvemamá, la gran araña de Borgoña que semeja pasear de puntillas.

guggenheim
Guggenheim.
puente vertical la salva
Pont de la Salve.
Puerta isozaki
Atea Isozaki.

el Palacio Euskalduna ocupa el terreno de los astilleros del mismo nombre a los que Grúa carola quien guarda el Museo Itsas, museo del mar, donde la barcaza del Atlético de Bilbao espera con impaciencia otro paseo por la ría.

A pocos metros se halla el nuevo estadio de San Mamés, premiado como el mejor edificio deportivo del planeta en dos mil quince.

palacio vasco
Palacio Vasco.
carole
Carole.
sin melena
San Mamés.

La ría prosigue su curso y las edificaciones cargados de historia se suceden hasta llegar al mar donde el Puente colgante, que conecta Portugalete y las Arenas, se eleva sobre las aguas dejando que los navíos pasen por debajo de ella y que carguen con el peso de automóviles y pasajeros. Ribera de Deusto, en transformación, y para Zorrozaurre donde el proyecto de Zaha Hadid ya está en marcha.

Te puede Interesar  Departamento de servicios técnicos hoteleros o de mantenimiento

Antes de retornar al hotel, ya en tierra, vamos a tener tiempo de hacer una pequeña incursión en la Gran Vía para poder ver el Consejo Provincial, el Edificio debajo, el Plaza Moyúa rodeada de las edificaciones del Gobierno Civil y de Hacienda a cuyos pies se "Fosteritos" (Norman Foster) del metro de Bilbao.

Hotel Mercure Jardines de Albia

Llegados al hotel, con nuevos planes para el día después, nos refugiamos en el bar para seguir con el estancia experimental que en Bilbao pasa a probar a lo largo del día ciertos pinchos propios de la región y en la Mercure Jardines de Albia, goza hasta la mitad de un sitio apacible tomando un vino o bien cerveza local y, por supuesto, cócteles.

Es aconsejable no perder la ocasión de gozar de uno de los tratamientos en spa, el primero de la urbe, rehabilitado, de la misma manera que el hotel en dos mil dieciseis. El hotel puede alardear de ofrecer una cocina de temporada, con productos de km 0, provenientes de agricultura orgánica y ganadería comprometida con el bienestar animal de la que brotan sabores tradicionales como marmitako.

bar
La barra se complementa a lo largo del día con la terraza "El Rincón de Albia", donde se sirven comidas opciones alternativas en la barra de pinchos elegida.
tortas típicas desayuno
Para el desayuno se sirven los productos locales más frescos, que incluyen jugos naturales y embutidos caseros. No faltan los pasteles propios de la región: carolinas, tortas de arroz y manzanas, éclairs o bien brioches de mantequilla.
cámara de mercurio
La complicidad del Mercure Jardines de Albia con la cultura local se refleja en las habitaciones del hotel, que están sobriamente decoradas y también incluyen el azul de Bilbao entre los detalles.
spa de mercurio grande
Spa Mercure.

Vieja ciudad

El casco viejo cuenta con esenciales construcciones culturales y gastronómicas y oculta tiendas fieles a la tradición entre sus angostas calles.

Los templos de la cultura son los Teatro Arriaga muy cerca de no menos impresionante Biblioteca Bidebarrieta, tanto edificios del siglo XIX como supervivientes de incendios y también inundaciones. Tampoco se salvaron las crecientes aguas del Nervión Mercado de la ribera, el mercado cubierto más grande de Europa. Si bien la verdad es que las inundaciones de mil novecientos ochenta y tres dejaron huellas trágicas en todo el Casco Viejo, incluyendo el Catedral de santiago y las iglesias de San Antonio y San Nicolás.

Varias calles del casco viejo llevan el nombre de las corporaciones a las que pertenecían o bien de los oficios que ejercitaban sus habitantes: Tenderia, Belt Shop, Old Butcherry o bien Sombrerería, si bien, curiosamente, las más conocidas de la urbe, Gorostiaga, no está en esta calle.

escaparate de gorostiaga
De estos talleres de confección de sombreros salen de año en año miles y miles de txapelas de todos y cada uno de los colores que se lucen a lo largo de las fiestas y que muchos hombres todavía lucen diariamente.

Tan popular como la txapela es el "sirimiri", una lluvia suave que se combate con paraguas como los que se venden en la pequeña. Paraguería Leoz, donde los arreglos siempre y en toda circunstancia se hacen a mano. A lo largo de más de ciento cincuenta años, la turrón de Ivañez, que ahora está en su quinta generación. Sacos de tela con verduras, largas filas de ajos o bien cebolla morada y decenas y decenas de hojas de bacalao se exhiben, como a inicios del pasado siglo, en la bacaladería de Antonio Martín.

paragueria
Menos de cuarenta metros cuadrados tiene esta paragueria, una de las pocas que hay en Bilbao.
bacaladería r
Bacaladeria.

Un fallo gramatical ha transformado al bacalao en un plato propio de Bilbao. A lo largo del asedio carlista se pidieron cien o bien doscientos toneladas de bacalao. La carencia de énfasis en la "o bien" produjo confusión y se embarcaron un millón doscientas mil toneladas que acabaron siendo guardadas en el sitio que el día de hoy ocupa el hotel Mercure Jardines de Albia, donde empezó y concluye nuestro viaje…. que puede extenderse hasta el infinito.

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información