Fiesta de Corpus en Pichátaro (diario de un viajero)

1628590394 Fiesta de Corpus en Pichataro diario de un viajero

Era una tarde agradable con un tiempo caluroso en la sierra purépecha de Michoacán, árboles frescos, paisajes agradables que son bastante difíciles de olvidar, de esta manera es el camino por carretera que comenzó en Morelia donde 3 historiadores, una ingeniero en química y un diplomado en derecho nos preparábamos para salir rumbo a la meseta purépecha. El recorrido carretero nos dejaría pasar por Pátzcuaro con su increíble vista al lago y la isla de Janitzio, hasta llegar a la desviación Zirahuén/Uruapan y de ahí tomar camino cara la carretera de la comunidad de Pichátaro.

Aquel viernes veintisiete de mayo del dos mil dieciseis se festejaba la celebración de Corpus1 en el poblado de San Francisco Pichátaro2, festividad religiosa introducida por los españoles fusionando culturalmente el misticismo católico con la vieja cosmovisión prehispánica de los p’urhépecha.  

Al llegar a Pichátaro, una multitud de mujeres nativas del poblado nos recibieron con alegría, bailando al son de la banda por la calle primordial del pueblo. Rubén Nicolás Chávez, explicaba que “en la celebración de Corpus la población se organiza a partir de gremios3, donde cada uno de ellos de recorre las calles del pueblo bailando al ritmo de la música, mostrando sus mejores vestuarios tradicionales purépecha4 (sobre todo las mujeres), dando a conocer asimismo parte de los artículos que cargan, fruto del trabajo de un año”. 5

Señoras purépechas artesanas.

Durante el recorrido del gremio de mercaderes por la calle, los representantes o bien encargados de organizar la celebración portan pequeños morrales con bebidas que van ofertando en cada sitio por donde andan y a cada persona que transita. 

El recorrido por el pueblo seguía mientras que Rubén nos iba explicando que la celebración de Corpus es una festividad esencial, donde al visitante lo hacen participe de este acontecimiento y lo acogen como parte de la comunidad. Nos detuvimos en el distrito de Santurrón Tomás donde nos toparnos con otra multitud de personas bailando por una de las calles. Era el gremio de los artesanos que peregrinaba y anunciaba con la música su participación, caracterizado este por las artesanías que realizan en la localidad. 

mujer purépecha de Pichátaro
Mujer purépecha de Pichátaro.

Aquella tarde de viernes se comenzaba a transformar en un gran atrayente cultural que identifica a la población de Pichátaro con sus costumbres y tradiciones, sabiendo preservarlas a pesares de los embates de la modernidad. 

Durante el peregrinar del gremio de artesanos, los representantes del distrito nos ofrecían un trago de sus bebidas que ponían en un vaso a fin de que lo tomáramos en el instante (la bebida que más ofrecían era el tequila). Poquito a poco nos íbamos sintiendo parte de la comunidad, la población gozaba y al unísono trataba de que conociésemos y disfrutáramos de una celebración que habían preparado con un año de anticipación. 

La plaza primordial de Pichátaro ya se hallaba lista para percibir a los participantes de los gremios que, como siempre, se juntan en el templo para dar merced a Dios por las bendiciones concedidas a lo largo del año en el aspecto laboral y dar las gracias asimismo el dejar que se celebrara de nuevo el Corpus. 

Entre jóvenes y ciertos adultos, por las calles riendo, alegres, con su mirada puesta en la agradable celebración del pueblo, no podía faltar una imagen que quedaría grabada entre aquéllos que nos acompañábamos en el recorrido, una singular pareja andaba por una de las calles del poblado rumbo a la plazoleta principal; una pareja de ancianos que representa a esas viejas familias forjadoras de las tradiciones de Pichátaro, una pareja llena de sabiduría y sobre todo que fueron participantes de historias que cambiaron en cierto modo, el vivir de la sociedad picharatense. 

Adultos mayores en Pichátaro
Las personas con mayor sabiduría sobre tradiciones y cultura.

Antes de llegar a nuestro primer destino, nos sorprendería el gremio de los campesinos: felices y sonrientes cabalgaban jinetes en sus caballos y las mujeres con cestos iban repartiendo tamales a los transeúntes. Una celebración de gran carácter cultural, religioso y social, que juntaba al pueblo a gozar de las tradiciones; ahí entendimos que para los purépechas el Corpus Christi es una celebración donde se combinan valores, festividad, cultura y sobre todo sentido de convivencia en comunidad. 

Nos detuvimos un poco en la casa de los progenitores de Rubén a saborear un platillo habitual de la zona, el conocido Churipo, un caldo de chile colorado y carne de res que se acompaña con las tradicionales corundas6 michoacanas, para esto, el escenario donde comeríamos nos acogería de una forma que nos hizo rememorar aquellas casas humildes con su cocina tradicional que acostumbrábamos a hallar habitualmente en los hogares de nuestros abuelos. Esa cocina en lo personal me llevó a rememorar a mi familia pueblerina de la tierra caliente de Michoacán: la fácil casa donde el comer un plato de frijolitos con tortillas hechas a mano, se goza más que una comida en latada de la urbe.

cocina típica en Pichátaro
Cocina típica en Pichátaro.

Al concluir nuestro alimento, la familia que nos recibió en su casa, nos aproximaría a la mesa un atole verde con grano7, un poco espeso al instante de ingerir, si bien picaba bastante, en tanto que nos dimos una enchilada sabrosa mis compañeras historiadoras y . 

Te puede Interesar  ¿Tu agencia de viajes piensa como viajero o como vendedor compulsivo?

Al dirigirnos con rumbo a la plaza primordial del pueblo, un espectáculo que jamás ya antes habíamos visto nos dio la bienvenida. En un escenario que se hallaba en el centro de la plaza, había personas que lanzaban ciertos objetos tallados en madera y toda la gente se concentraba para poder conseguir una artesanía. 

La plaza se había transformado en un sitio de entorno familiar y obsequios; poquito a poco los gremios de los distritos de Pichátaro empezaban a llegar para hacer su entrada al templo primordial, llevando los cargueros a la imagen del santurrón que los representa. 

La música y los bailes entre la comunidad se veía y escuchaba por cualquier lado al que volteáramos. Al dirigirnos con rumbo al atrio del templo de Pichátaro para observar qué pasaba en dicho sitio, nos tocó ver un enfrentamiento musical entre bandas de viento de 2 de los distritos del pueblo y por su parte creaban el entorno conveniente para el disfrute y el entretenimiento entre los pobladores. 

Templo de Pichátaro
Templo de Pichátaro.

El templo viejo dedicado a San Francisco era una de las joyas históricas y arquitectónicas más esenciales del pueblo, adornada con diferentes flores que hacían de ese espacio religioso un lugar bastante atractivo. Fuera del templo se reunían mujeres que compartían con la población local y visitante, una bebida famosa como charape8, muy habitual de la zona. A lo largo del baile que se efectuaba en el atrio del templo, la degustación del charape y la guerra musical entre diferentes bandas, se presentaba algo que jamás habíamos visto, el concurso del palo encebado, acompañado asimismo, por una gran afluencia de abejas que volaban alrededor de la gente mientras que el concurso se realizaba. La activa del acontecimiento era que quien llegase hasta la punta del palo encebado, recibiría una gratificación como premio al sacrificio que había mostrado por su participación. 

Sin duda alguna, la celebración de corpus de Pichátaro fue un llamado a la convivencia, a gozar de una festividad que te acerca a los valores humanos y deja entre ver la percepción cultural de todo un pueblo, sus raíces, su historia y las costumbres que se conservan hasta nuestros días. 

Por tal motivo, San Francisco Pichátaro es una población que nadie amante del turismo cultural, va a deber perderse en su visita por Michoacán. 

Referencias

  1.  Una festividad católica que memora a Jesucristo transformado en el pan de la salvación, o sea la Eucaristía y que se festeja el jueves de la décima semana tras el domingo de resurrección.
  2. Población de origen prehispánico formada por 7 aldeas o bien pueblos, que en la actualidad forman los distritos del pueblo. Pichátaro significa “lugar de clavos de madera” y fue hasta la llegada de los Franciscanos que se pudo conformar el poblado de San Francisco Pichátaro, merced a que unieron a los 7 pueblos que conforman los presentes distritos.
  3.  Son los oficios a los que un determinado ámbito de la población pertenece, o sea, las actividades productivas y laborales a las que se dedican como pueden ser: campesinos, mercaderes, labradores, artesanos, etc. 
  4. El vestuario de mujeres en las fiestas de la zona purépecha se conforma por: guanengo o bien camisa, rollo, delantal y reboso.  
  5.  Rubén Nicolás Chávez nacido en Pichataro y que reside en Morelia, dio información de de qué forma se organiza su pueblo de origen en la celebración de Corpus. Viernes veintisiete de mayo del dos mil dieciseis.
  6. Platillo mexicano hecho a base de maíz, habitual de la zona lacustre de Michoacán. Las más conocidas son las de manteca, envueltas en hojas de maíz y las de ceniza, envueltas en hojas de carrizo. Son una pluralidad de tamal triangular con hasta 7 puntas.
  7. Atole verde hecho con elote, masa de maíz, harina, manojos de anís, chile serrano, sal, agua y azúcar. Habitual de la zona purépecha de Michoacán.
  8. Bebida fermentada en la que se emplean diferentes ingredientes como pulque, piloncillo, miel, entre otros muchos. Usada solo en las festividades de la zona purépecha y que solo se destina al consumo de las mujeres a lo largo de dichas fiestas. (Relato de una mujer de la comunidad de Pichátaro).

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información