Iguazú, Patrimonio Mundial Natural amenazado

iguazu patrimonio mundial natural amenazado

Una evaluación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, nos da a conocer que “Estar en la reputada lista de Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO no es homónimo de que la biodiversidad del lugar está absolutamente protegida”

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus iniciales en inglés) es el órgano consultivo sobre Patrimonio Mundial Natural que da asesoramiento técnico independiente al Comité del Patrimonio Mundial.

Según un reciente informe de la IUCN, publicado en dos mil veinte, señala que el treinta y tres% de los doscientos cincuenta y dos sitios clasificados como Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO se hallan conminados primordialmente por el cambio climático, seguido por las especies invasivas, el turismo masivo, la polución del agua, los incendios, entre otras muchas.

Los resultados de la “Perspectiva tres del Patrimonio Mundial de la UICN” muestran que, de todos y cada uno de los sitios naturales y mixtos del Patrimonio Mundial en América del Sur el cuarenta y ocho% se valora como “preocupación significativa”.

“El Patrimonio Mundial se distingue por la excelencia en la administración, y la nueva Perspectiva del Patrimonio Mundial, hace un llamamiento a la acción para asegurar que todos y cada uno de los sitios en la lista prueban de forma indudable lo mejor de la conservación teniendo presente 3 factores: su valor natural, los inconvenientes que encaran y la calidad de su gestión”.

Puesto que el Patrimonio Mundial (cultural y natural) es el legado que recibimos del pasado, lo que vivimos en el presente y lo que transmitimos a las futuras generaciones, la responsabilidad de resguardarlo atañe asimismo a todos y cada uno de los Estados Partes, a la comunidad internacional y a la sociedad civil en conjunto.

Los sitios del Patrimonio Mundial pertenecen a todos y cada uno de los pueblos del planeta, con independencia del territorio en que estén localizados.

La Perspectiva de la IUCN valora tanto las amenazas actuales como las potenciales; aspectos críticos de la protección y la administración, como la financiación sustentable, la observancia eficaz, la dotación de personal y la eficiencia de la administración por norma general, son de manera sistemática motivo de grave preocupación en muchos sitios.

Cada lugar recibe una calificación conforme el estado y la evolución de sus valores, amenazas, como lo referido a su protección y administración.

Como cualquier área natural, los sitios del Patrimonio Mundial pueden verse expuestos a amenazas, tanto dentro como fuera de sus límites. Dichas amenazas pueden ser de carácter natural, como los fenómenos medioambientales, o bien producidas por la acción del hombre, como los proyectos ineficientes de infraestructura (represas y carreteras), el daño producido a la vegetación y la fauna, etc.

Calificación asignada a cada Patrimonio Mundial en Argentina

Buena: Los valores del lugar se hallan en buen estado y probablemente se sostengan en un futuro previsible, siempre y cuando asimismo se sostengan las medidas de conservación actuales.

Buena con determinada preocupación: Pese a la existencia de determinada preocupación, probablemente los aspectos básicos de los valores de los sitios puedan sostenerse en un largo plazo si se aplican medidas de conservación menores de carácter auxiliar.

  • Área Natural Protegida Península Valdés, Chubut
  • Parque Nacional Los Glaciares, Santa Cruz

Alta preocupación: Los valores del lugar están conminados y/o muestran signos de deterioro. Se deben aplicar medidas de conservación auxiliares significativas para poder sostener y/o restaurar los valores de medio en un largo plazo.

  • Parque Nacional Iguazú, Misiones

Crítica: Los valores del lugar están con seriedad conminados y/o deteriorándose. Se precisan medidas de conservación auxiliares a gran escala para sostener y/o restaurar los valores del lugar a corto y medio plazo o bien los valores pueden perderse.

Actualmente no hay sitios en este país con esta calificación.

Por ser el Patrimonio Mundial, Parque Nacional Iguazú con la más baja calificación en este país, evaluaremos su estado actual y futuro inmediato.

En mil novecientos veintiocho por Ley Nacional seis mil setecientos doce se adquieren setenta y cinco hectáreas para crear un futuro parque, que recién se materializa como Parque Nacional Iguazú por medio de la Ley n.° doce y ciento tres sancionada el veintinueve de septiembre de mil novecientos treinta y cuatro, en el extremo nordoeste del Territorio Nacional de Misiones. Recién el diez de diciembre de mil novecientos cincuenta y tres por iniciativa del presidente Juan Domingo Perón, por medio de la ley n.º catorce y doscientos noventa y cuatro se dispuso la provincialización del Territorio Nacional de Misiones y el veinticuatro de febrero de mil novecientos setenta y ocho se declara a Puerto Iguazú ayuntamiento de primera categoría.

La superficie total del parque es de sesenta y siete y seiscientos noventa y ocho ha que se subdivide entre el: Parque Nacional con cincuenta y nueve y novecientos cuarenta y cinco ha; la Reserva Nacional con siete mil seiscientos setenta y cinco ha y la Reserva Natural Silvestre con setenta y ocho ha.

Objetivo de conservación

Conservar una muestra de la selva húmeda subtropical (Paranaense), conservando la calidad del sistema hidrológico y los recursos paisajísticos naturales y también históricos.

Categoría Internacional

El Parque Nacional Iguazú fue inscrito por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como “Sitio del Patrimonio Mundial” en mil novecientos ochenta y cuatro, cuyos criterios naturales de selección son (vii) y (x) y se refieren a:

(vii) “Contener fenómenos naturales superlativos o bien áreas de inusual belleza natural y también relevancia estética”; y (x) “Contener los hábitats naturales más esenciales y significativos para la conservación “in situ” de la diversidad biológica, incluyendo los que poseen especies conminadas de valor universal inusual desde la perspectiva de la ciencia o bien la conservación.

  • Criterio (vii): Parque Nacional Iguazú conserva una de las cataratas más grandes y espectaculares del mundo.
  • Criterio (x): forma el mayor remanente protegido de la selva subtropical paranaense, que pertenece al Bosque Atlántico Interior. La rica biodiversidad incluye más de dos mil especies de plantas, cuatrocientos especies de aves y probablemente hasta ochenta mamíferos, como incontables especies de invertebrados. Las especies atractivas extrañas incluyen el caimán de morro ancho, el oso hormiguero gigante, el águila harpía, el ocelote y el yaguareté. Al lado de las cataratas a lo largo del río y en las islas un ecosistema enormemente especializado lleno de vida ha evolucionado en contestación a las condiciones extremas del agua que forma nubes de vapor generado por los grandes saltos; en el entorno con mayor biodiversidad de la Argentina.
Te puede Interesar  Turismo post-pandemia: ¿habremos aprendido la lección?

Recientemente, las perspectivas de conservación de este lugar fue evaluado como “preocupación significativa”.

El Parque Nacional Iguazú conserva un esencial remanente de la Selva Atlántica, una de las prioridades mundiales de conservación más conminadas. Este bioma forestal que engloba históricamente grandes unas partes de la costa brasileira y se extiende hasta el norte de Argentina y Uruguay, como el este de Paraguay, es conocido por su hábitat extremo y diversidad de especies, como su alto grado de endemismo. En torno a dos mil especies de plantas, incluyendo unas ochenta especies de árboles han sido evaluadas, así como en torno a cuatrocientos especies de aves, incluyendo el resbaladizo águila harpía.

Hoy en día, los dos Parques Nacionales en Brasil y Argentina, están rodeados primordialmente por un paisaje que ha sido con fuerza perturbado debido a la tala (corte de árboles desde su base), como a la transformación del empleo de la tierra, tanto históricamente como en el presente.

La administración eficiente de las áreas protegidas y la mitigación de los impactos del empleo de la tierra en y desde el paisaje circundante aumentan la probabilidad de sostener muchos de los valores por los que el Parque ha sido anotado al Patrimonio, y contribuir a la supervivencia de las especies que lo habita. El papel señalado como un esencial destino internacional y nacional hace que el Parque Nacional Iguazú sea un área muy señalada. Probablemente las amenazas atraigan mucha atención y hay esenciales incentivos políticos y económicos para invertir en el futuro de su conservación y manejo del turismo sustentable.

Requisitos y recomendaciones para la protección y manejo 

El Parque Nacional Iguazú es propiedad exclusiva del Gobierno Nacional y es parte integral del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Federales de Argentina (SIFAP); bajo la Ley de Parques Nacionales N.º veintidos y trescientos cincuenta y uno. El manejo de esta área protegida está a cargo de profesionales capacitados, incluyendo Guardaparques. Se dispone de un presupuesto anual para asegurar la infraestructura y el equipo precisos para desempeñar sus funciones de forma responsable. Una oficina técnica regional presta apoyo profesional, y hay un centro de investigación subtropical que efectúa estudios ecológicos.

Las represas afectan a sitios con valores estéticos, como las simbólicas Cataratas del Iguazú. “Los niveles de agua de las Cataratas se alteran artificialmente por medio de centrales río arriba en Brasil, como la Central Hidroeléctrica Gobernante José Richa, asimismo famosa como Usina Hidroeléctrica Salto Caxias, situada en el río Iguazú, Estado de Paraná; ocasionando impactos paisajísticos y ecológicos. Estos impactos requieren vigilancia y mitigación y es preciso prevenir peores impactos futuros”. 

“La gestión del turismo es una labor clave en el Parque para disminuir al mínimo los impactos directos y también indirectos de las visitas masivas y maximiza las ocasiones en concepto de concientización para la conservación de la naturaleza y la financiación de la conservación”.

“El valor del Parque se afianza por la contigüidad con el Parque Nacional do Iguaçu en Brasil, mas requiere una administración eficaz pertinente a los dos lados de la frontera internacional. Lo más de forma inmediata posible es muy recomendable y, en verdad precisa, una mayor armonización de la planificación, la administración y la supervisión. Lo idóneo sería que un enfoque conjunto incluyese el compromiso al más alto nivel político de realizar actividades tangibles sobre el terreno sobre la base de los sacrificios existentes”.

“Entre las amenazas que requieren atención permanente se hallan la deforestación en curso en la zona, incluyendo los bosques lindantes en el próximo Brasil y el Paraguay; la invasión agrícola; como la caza furtiva y la extracción de plantas. El turismo, la manera de recreación y la pertinente infraestructura de transporte y alojamiento indudablemente han estado impactando en el Parque y pueden pasar de manera rápida los límites aceptables”.

“Dada la transformación en curso del paisaje en torno a los dos Parques Nacionales Iguazú en Argentina y do Iguaçu en Brasil en las últimas décadas, la futura administración deberá desarrollar escenarios y planes a más largo plazo teniendo presente esta realidad. Alén del Parque, además de esto van a deber hallar un equilibrio entre la conservación y el empleo de tierras circundantes y recursos en la provincia de Misiones para sostener o bien restaurar la conectividad del paisaje. Esto requerirá trabajar con otros ámbitos y comunidades locales. En corto tiempo, el Parque Nacional Iguazú habría de ser amortiguado por una planificación conveniente y armonizada del empleo de la tierra en las áreas lindantes en Argentina, Brasil y Paraguay”.

Conclusión

Si bien se han conseguido éxitos de conservación individuales en múltiples sitios, por norma general esta imagen muestra que se requiere considerablemente más para cumplir con la ambición de prosperar la conservación y perspectivas para todo nuestro Patrimonio Mundial Natural.

Los gobiernos deben poner a trabajar para incorporar medidas eficientes con partidas presupuestarias convenientes y un mayor apoyo para el mantenimiento de las áreas naturales; lugares que están probado ser esenciales para la salud y el bienestar de la humanidad.

Fuente: IUCN/AAPN

Artículo escrito en cooperación con Gpque. Adalberto D. Álvarez

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información