La cárcel del fin del mundo

1628686726 La carcel del fin del mundo

En un espacio plenamente privado de los derechos humanos, el frío y el desamparo se unieron para dar sitio a una nueva historia: La cárcel del fin del mundo.

Para contextualizar a lectores extraños a mi país, este lugar se sitúa en Ushuaia, provincia de Tierra del fuego. A tan solo mil km de la Antártida, la urbe es considerada la más austral del planeta y por esta razón se ha ganado el apodo de “el fin del mundo”.

Debido al duro contexto geográfico, una de las medidas que se tomaron a fin de que la presente urbe empiece a poblarse fue la construcción de una cárcel. En ella, los reos trabajarían talando árboles y en diferentes construcciones para los residentes. De esta forma se produjo uno de los sitios más atroces y también inhumanos de la historia argentina.

La cárcel del Fin del Planeta, o bien asimismo famosa como el Penal de Ushuaia, funcionó entre los años mil novecientos cuatro y mil novecientos cuarenta y siete. No fueron los guardas ni la construcción, sino más bien el aislamiento geográfico y las inhabitables condiciones climáticas las que dieron sitio a de una de las prisiones de mayor seguridad de Argentina. 

Un siniestro edificio de 5 pabellones unificados en uno primordial, trescientos ochenta y seis celdas, una cantidad máxima de seiscientos personas privadas de su libertad y doscientos cincuenta guardiacárceles compartieron lo más próximo al averno que se conoció en el territorio.

Dos reos estuvieron en boca de todos: por una parte, Simón Radowitzky, un ácrata condenado a cadena perpetua por matar al jefe de policía Ramón Lorenzo Falcón en mil novecientos nueve. Simón, además de esto, fue el único que consiguió escapar del penal: disfrazado de guardiacárcel salió por la puerta primordial y se comenta que consiguió atravesar todo este averno helado merced a sus compañeros ácratas quienes lo aguardaron y trasladaron, si bien poco más tarde fue detenido en Chile.

Por otro lado, el conocido Cayetano Beatos Godino, o bien mejor conocido como “el petiso orejudo”, uno de los mayores sociópatas y el primordial asesino en serie de la historia argentina. El primero de tantos crímenes de este hombre ocurrió cuando apenas tenía siete años, para llegar a principio del siglo veinte con el peso de 4 muertes, 7 intentos de homicidio y el incendio de 7 edificios. En mil novecientos veintisiete lo trasladaron al penal de Ushuaia y allá dentro fue violentamente maltratado, tanto por los policías como por los internos. Cayetano murió en sombras de la cárcel, después de una brutal golpiza que terminó con su vida en mil novecientos cuarenta y cuatro.  

El veintiuno de marzo de mil novecientos cuarenta y siete la cárcel fue cerrada por motivos humanitarios, siguiendo órdenes del presidente Juan Domingo Perón. Desde ese instante hasta mil novecientos noventa y cuatro se usó como base de operaciones para empleo militar y, por último, desde mil novecientos noventa y seis marcha como el “Museo de Arte Marino Ushuaia”. 

Actualmente la construcción se sostiene de pie y es un esencial atrayente turístico. El ámbito primordial está refaccionado para los visitantes; los diferentes pabellones están pertrechados con muestras de arte, actividades culturales, esculturas tamaño real representando reos o bien guardiacárceles, celdas adaptadas e inclusive una tienda de recuerdos. Se presenta como un lugar para visitar en familia, mas la historia que se halla cruzando la puerta, lejos está de ser una atracción familiar.

Te puede Interesar  Implementación del Modelo de Revenue Management

Luego de todo este circo acondicionado se halla la cruda realidad: una puerta de vidrio con un cartel nombrando al “Pabellón histórico” es lo que te da la bienvenida al sitio.

Parte superior del pabellón histórico.

Frío inaguantable, energías extrañas, temor y también incomodidad son ciertas sensaciones que te abrazan al entrar allá. Se puede pasear con libertad por la construcción, y, si bien hay zonas limitadas, la sensación de todo el sufrimiento que se vivió años atrás es la mayor de las barreras. 

El aspecto íntegro del sitio es lo que realmente amedrenta. Celdas exageradamente pequeñas, con un mínimo espacio para una cama y ni tan siquiera sitio para un rayo de sol. Las ventanas, si las hay, en la mayor parte de los casos no tienen vidrio, solo un orificio en la pared con un barrote que, a temperaturas en negativo, es atribuible al empleo del frío como castigo.

Cientos son los visitantes que no llegan a acabar la visita. La sensación de extrañeza y también incomodidad aumenta conforme uno se introduce en el penal, sumado, además de esto, que es un lugar con historia de tortura, y la historia jamás desaparece. Múltiples personas declaran que, pese a encontrarse totalmente solas a lo largo del recorrido, han escuchado ruidos extraños, como pasos o bien susurros.

Sólo por mentar, la cárcel del fin del mundo es un punto con esenciales presencias sobrenaturales. Es estudiada y visitada por profesionales, dejando relatos realmente alarmantes.

Otro factor esencial en la historia es el conocido Tren Austral Fueguino, o bien mejor conocido como “tren del fin del mundo”, en tanto que es el tren en funcionamiento más austral del planeta. Su origen se dio en el año mil novecientos nueve y su empleo estaba totalmente ligado a la cárcel, debido a que conectaba el predio con el bosque (actual Parque Nacional Ushuaia) donde los reos trabajaban talando árboles para proveer a la urbe y al penal de leña. A pesar del cierre del presidio, el tren prosiguió marchando hasta mil novecientos cuarenta y nueve en el momento en que un histórico seísmo terminó con una gran parte de la línea férrea. No fue hasta mil novecientos noventa y cuatro que se reconstruyó y se le dio un empleo de manera plena turístico, recorriendo solo 8km, lejos quedó su empleo de su atroz origen.   

Como cierre de esta nueva historia, me agradaría invitarlos a meditar hasta qué punto se puede estimar una atracción turística un lugar que años atrás fue el leal reflejo del sufrimiento y la atrocidad humana.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información