La pirámide cultural Azteca - Entorno Turístico

la piramide cultural azteca entorno turistico

Tengo que contarles algo que me pasó hace unos años a lo largo de una visita a México. Y cuando piensas que has visto mucho, miras más.

Durante múltiples años, acaricié el sueño de visitar México. Hace unos años tuve la ocasión de hacer realidad otro de mis sueños.

Con una hermana y una amiga, organizamos la aventura. Con la ayuda de una abundante familia católica en la Urbe de México, decidimos dejarnos llevar por las experiencias que la Partera de la familia organizaba con su hijo mayor.

La ilusión era viajar en aeroplano, sin escalas, al aeropuerto internacional “Benito Juárez”. Instalaciones que honran al ilustre expresidente de México, "el Benemérito de las Américas". Como buen anfitrión a nuestra llegada, fuimos recibidos por el hijo de la anfitriona y trasladados a la casa de su madre. El viaje se desarrolló con una carga sensible de sorpresa y también intriga, por no conocer las aventuras que nos aguardaban en México.

La dama había apreciado sus pretensiones turísticas con gran celo. Con la reorganización de su casa iban a percibir a lo largo de una semana a tres turistas venezolanos, que para ella y su familia eran totalmente ignotos. Mas eso no les impidió recibirnos, con el acervo cultural que exalta las casas tradicionales de México. Una casa humilde en las afueras de la urbe que simbolizaba la belleza de su cultura y el predominio de una enorme calidez humana.

La recepción se complementó con exquisiteces, bebidas, música y baile. ¡Una celebración al puro estilo mexicano! desarrollado por un triángulo generacional azteca.

El encuentro fue el preámbulo idóneo para embarcarse en el emotivo carrusel de visitar algunos destinos emblemáticos. No había forma de escapar, estas aventuras nos conquistaron.

Les aceptaré un pequeño detalle de suma importancia en esta bienvenida, la cocina mexicana tiende a ser eminentemente picante. El chile, las condimentas y las salsas son el ingrediente primordial de su gastronomía. Dan un sabor delicioso a platos dulces y salobres.

Mis compañeros de viaje quedaron cautivados por sus manjares. Y de súbito me encuentro con que una de las actividades que más me satisface es saborear la gastronomía de cada país que visito, no estaba completamente amoldada a mi salud. Algo tan delicioso podría tener efectos catastróficos en mi inconveniente gastrointestinal.

Pero pese a esto, apreciamos el simbolismo y la celebración de nuestros anfitriones, un caso vivo del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

¡Un buen inicio para un enorme viaje! No puedo meditar en una mejor forma de empezar nuestro viaje por las tierras aztecas.

Bueno, de esta manera es como me acerco a nuestro primer día, de esta manera vivimos nuestra historia en México y de qué manera la percibimos.

¿Deseas recrearte con esta aventura?

¡Nos vemos adentro!

El plan de nuestra hada madrina era pasar unos días, sola, en icónicos destinos próximos a la Urbe de México, acompañada de 2 espectaculares guías históricas y culturales, y su primogénito.

Durante el recorrido, la Urbe de México, la arquitectura azteca, sus paisajes y sus comercios, nos apresó, descubrimos que admirarla es un factor esencial para conocer su idiosincrasia, allá vimos sus valores expresados.

Las visitas a El zócalo, Bosque de Chapultepec, Palacio de Preciosas Artes, Plaza Garibaldi, Alameda Central, Templo Mayor y los mercados públicos, nos invitaron a zambullirnos en su activa cultural, religiosa y social.

¡En ocasiones en las cosas pequeñas hay grandes tesoros! Un enorme patrimonio cultural, que para turistas y residentes es el enorme vínculo para entender el poder de nuestros orígenes y nuestra vida.

¡Una forma de honrar a los ancestros!

Ciertamente, todos y cada uno de los días se descubrió el encanto que se oculta en todos y cada peldaño de la pirámide cultural azteca.

A menudo, la activa de los mercados públicos aumenta una enorme riqueza. Y acá es donde estábamos, cuando el festín de aromas y colores de su comida que cada rincón nos ofrecía, nos apresó para probar los manjares que nos ofrecían. Mas eso, por su parte, me dejaría en desventaja en concepto de salud: mi intolerancia al gluten, grasas, condimentas y condimentas. Debo decirte que son la esencia de sus platos tradicionales, snacks y comida veloz. Bueno, te aseguro que muy frecuentemente he estado tentado a ceder a estos manjares. Mas la heroína mexicana había lanzado un programa gastronómico alternativo, igualmente exquisito, mas amoldado a mi condición.

Te puede Interesar  Un “Mundo Perdido” Sostenible - Entorno Turístico

¡Bendita sea, tanta bondad de una parte de la enorme dama! Pertrechado con las cualidades de una anfitriona turística. ¡Y los buenos! Ha amoldado su estilo y su modo de vida, para acoger y satisfacer no solamente las esperanzas de los visitantes, sino más bien asimismo sus necesidades.

Durante nuestra estancia en México, nos dejamos conquistar por Teotihuacán. Conseguimos llegar a las cumbres de las Pirámides del Sol y la Luna y zambullirnos en la magia cultural y también histórica que las envuelve. Y no solamente eso, al pie de la Gran Pirámide, artesanías y AcuerdoLos s son muy diferentes y valiosos. Allá me apresaron unas pulseras de plata, que guardo como un enorme tesoro. Tienen el poder mágico de embellecerme y recordarme el conjunto de emociones vividas en tierra azteca.

Pero lo más increíble de la Urbe de México es indudablemente la Basílica de Santa María de Guadalupe, considerada una joya, cuyo valor religioso es superior, quizá no me creas, mas una experiencia que te da paz interior y sensible.

Con la mirada puesta en nuestro regreso y el corazón lleno de buen humor, alegría y placer por lo vivido, la celebración de despedida fue la tinta indeleble para tatuar estas imágenes y experiencias en nuestra memoria sensorial hasta hoy.

Pero no lo creas, ¡este no es el final de esta aventura!

Mis compañeros de viaje partieron el día precedente, para conectar con otro destino centroamericano. Mi responsabilidad profesional me demandó en Venezuela. El mexicano y aprovechamos para perdernos en los mundos urbanos de los distritos mexicanos, descubrimos conocimientos y costumbres populares que los 2 ignorábamos.

Algo que solo la naturaleza puede explicar, el vuelo que me devolvería a mi vida rutinaria no pudo despegar ese día, por recomendación meteorológica, dejándome día y medio para abrir las alas por más aventuras aztecas, con alojamiento y comida pagados. . por la compañía aérea.

Y pensaba en formas de descubrir los secretos de la Urbe de México cuando se me aproximó otro viajante que debía retornar a Perú en exactamente el mismo vuelo que . Intrigados por mi actitud que, en la mitad del desorden y caos que reinaba en el sitio, reflejaba satisfacción, intercambiamos impresiones y en pocos minutos estábamos tejiendo un plan para reconquistarlo.

Al final, nuestros últimos días, en consecuencia, los dedicamos a edificar historias turísticas y aprender a vivirlas desde diferentes ángulos. La pieza que faltaba para despedirme del suelo azteca, era presenciar “en vivo” un oficio religioso en la Basílica de Guadalupe, una obra cultural con el humor propio del mexicano y el “mano a mano” de rancheras in Plaza Garibaldi or alguna cantina zoned . ¿Qué más se le puede solicitar a un viaje imborrable?

Cuando haces turismo aprendes tanto cultural como personalmente y, si te acompañan en el camino, el viaje es recordable, más entretenido y considerablemente más gratificante.

Es evidente que esto favorece enormemente a los viajantes, el interés y la buena valoración que los destinos dan al patrimonio cultural, tanto por su gran valor como por ser de las mejores representaciones de su patrimonio. Como tal, cada detalle o bien característica ha de ser observado con gran y muy gran atención; dejarse atrapar con lo que representan o bien transmiten.

Vivir esta experiencia tiene un halo fabuloso, que encanta al visitante mas, sobre todo, refleja la manera de vida y el patrimonio de sus habitantes, que han encontrado la forma de manifestarse en expresiones artísticas o bien culturales.

El turismo se desarrolla cuando las personas, de forma desinteresada, se esmeran enormemente por satisfacer y satisfacer las esperanzas de los turistas, por el hecho de que para ellos es algo cultural, tal vez innato, ancestral; hombres y mujeres prestos a dar lo mejor de sí para destacar su urbe y contribuir “codo con codo” como habitantes, para ofrecer experiencias mágicas a los visitantes.

¡Visita Teotihuacan! Entérate de nuestras promociones mediante WhatsApp (Clic acá)

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información