“Más vale amigos que dinero”: aventura en San Juan Raya

1631200112 Mas vale amigos que dinero aventura en San Juan Raya

Llegamos a San Juan Raya (Puebla, México) en el transporte de la última noche, era obvio que teníamos que quedarnos y decidimos pasar la noche en las cabañas del pueblo ecoturístico "El Cardenal". De este modo que nos dieron una bonita cabaña, entregamos las cosas y nos aventuramos a hacer un recorrido nocturno.

La pretensión era llegar a un pequeño cerro donde hay vestigios de la cultura Popoloca y admirar el cielo, no obstante una inopinada tormenta eléctrica cambió nuestros planes, si bien ya antes de la tormenta pudimos admirar una parte de la fauna nocturna de San Juan, escorpiones, herpes. , tarántulas, murceguillos y una infinidad de seres nocturnos. Retornamos a la cabaña de nuevo y un número significativo de luciérnagas reventaron ya antes de un enorme chaparrón con decenas y decenas de rayos que sacuden la tierra, una aventura realmente electrificante.

Rosa de los vientos, vestigio de Popoloca.
Pueblo ecoturístico el Cardenal
Pueblo ecoturístico "El Cardenal".
Fauna nocturna de San Juan Raya
Fauna nocturna de San Juan Raya.

Nos encerramos bien, sacamos las provisiones, pollo asado, tortas, mahonesa, frijoles, pimientos en escabeche y refrescos.

Ya a dormir entre el eco del cielo y una fuerte lluvia nos dimos cuenta que las camas asimismo tenían preciosos escorpiones como inquilinos, haciendo ciertas maniobras los atrapamos y los sacamos de nuestro cobijo, en el momento en que nos fuimos, el cielo era un auténtico espectáculo de electricidad. .

Vida nocturna de San Juan Raya 2
Fauna nocturna de San Juan Raya.
Sotolin o pata de elefante Flora de San Juan
Sotolin o bien pie de elefante, vegetación de San Juan.
Huellas fosilizadas de dinosaurios herbívoros
Huellas fosilizadas de dinosaurios herbívoros.

A la mañana siguiente, justo al amanecer, fuimos testigos de un amanecer legendario, los contrastes en el cielo fueron verdaderamente pasmosos.

Nos quedamos un tanto más, supuestamente en el olvido perdimos nuestra cartera y ¡oh sorpresa! Nos quedamos sin dinero, procuramos por todas partes sin mucho éxito, y nos resignamos a un pasado malísimo que nos ocasionaba agobio y preocupación. Para estos casos, siempre y en toda circunstancia tengo un lema: "Los amigos son mejores que el dinero" y mi fe se activa a la espera de lo increíble.

Te puede Interesar  Las 8 maravillas de San Miguel de Allende

Alrededor del mediodía empezamos a cruzar la salida de San Juan, un camino de tierra y cuando menos diez quilómetros más para llegar a la carretera Tehuacán - Huajuapan de León y aguardar un milagro en forma de paseo. Era obvio que absolutamente nadie pasaría por el tosco acceso a San Juan Raya, mas mi fe continuó.

Paisajes de San Juan Raya
Paisajes de San Juan Raya.

El sol estaba en su auge, apenas había agua en nuestras botellas, la esperanza se estaba terminando y prácticamente estuve a puntito de negarlo. De súbito escuché que un camión se aproximaba detrás de nosotros y dije: - ¡Eso es! Acá viene nuestro paseo… Ximena, Lluvia y mi amada me miraron con ojos de pistola y con semblantes de emigrantes que merodean por el desierto sin opciones.

¡¡¡Ah sorpresa !!! En verdad nuestro paseo Prodigiosamente, era un viejo amigo, mi amigo Evaristo, era poco probable que pasase, en ese instante.

Qué entorno !!! ¿¿¿Cómo te encuentras??? A paseo por favor Zapotitlán. Por suerte, venía de un pueblo próximo.

Los semblantes de mis compañeros de viaje eran: Maldita sea, lo conseguiste ... Solo dije: Otssss, los amigos son mejores que el dinero y sonreía triunfalmente. Nos subimos a la camioneta y todos nos echamos a reír, era una situación con mínima probabilidad de que sucediese y sucedió.

Cruzar el desierto
Para "cabalgar" por el desierto.

Llegamos a Zapotitlán donde otro gran amigo ya nos estaba aguardando para prestarnos para el viaje de regreso, mas ya antes decidimos ir al pueblo por unas muy ricas paletas heladas para amortiguar el calor de nuestros cuerpecitos aventureros.

Una vez más coincidimos con nuestro amigo Evaristo en medio de la “Feria Tetecha” y proseguimos con la paseo aun nuestro querido y querido Tehuacán ...

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información