Mi viaje a la Ciudad Perdida de Petra

el maravilloso arte de petra

Cuando supe que la convención de mi empresa se realizaría en Amán, Jordania, pensé de inmediato que tenía que hacer lo posible para escaparme y revistar Petra. 

Petra es una ciudad arqueológica viva, que está a 3 horas de la Ciudad de Amán (hacienda de Jordania), y que fue fundada aproximadamente del 300 a.C. Es además conocida como la “Ciudad Rosa” pues contiene tumbas y templos tallados en acantilados de arenisca de color rosa. 

Pero bueno, comencemos cuando, posteriormente de un viaje de casi 20 hrs. de revoloteo y una escalera en Paris, llego a la Ciudad de Amán y de ahí al hotel, ya cerca de la medianoche. La familia es amable a más no poder, servicial, pero sin esperar la propina, lo hacen con tanto placer que quedas fascinado desde un inicio. El trayecto a mi hotel fue como de 30 minutos y lo primero que hice al subirme fue rajar la ventana, respirar el garbo de Jordania, del Mar Muerto. Hice mi check-in y confirmé los datos del automóvil que me llevaría a Petra a las 5 a.m., sí, sólo descansaría un par de horas y agudo, a la aventura. 

Fueron como 3 hrs. de camino, la mayoría desierto, desfiladeros, vistas al Mar Muerto, casas y familia que, para mí, eran de otro mundo. Desayuné en el carro, con un box refrigerio que me obsequiaron en el hotel, así como agua, mucha agua para el trayecto. Mi chofer me dejó en la puerta de la Zona Arqueológica de Petra, me dio muchos consejos, entre ellos contratar un timonel que, sí hice; y vernos a mi salida cuando yo quisiera, mandándole un mensaje de texto a su celular. 

Cuando piensas en revistar una zona arqueológica piensas en 3-5 horas y agudo, pero nunca me imaginé que Petra era para todo un día, tal vez toda una semana, pero bueno, al tener un timonel para mi sola pudimos obviar muchas cosas y enfocarnos en lo que él creía era lo más relevante. Me contó mucha historia de la Ciudad, de su familia, de sus costumbres, simplemente increíble. 

Datos relevantes de Petra:

  • Es parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, desde 1985. 
  • Es una de las Siete Maravillas del Mundo Nuevo, desde 2007. 
  • El 80% de la Ciudad sigue oculto.
  • Petra es un nombre heleno que significa “excavada en piedra” y es que esta ciudad está textualmente tallada en la roca, esto es, no fue construida, fue esculpida en la roca.
  • Levantada por los edomitas en el siglo VIII a.C., pero fue bajo el dominio nabateo, a partir del siglo VI a.C. cuando alcanzó su mayor esplendor gracias a su ubicación en medio de una ruta comercial.
  • El cambio de las rutas comerciales y varios terremotos hicieron que a partir del siglo VI d.C. sus habitantes abandonaran el enclave y cayera en el olvido. 
  • Fue redescubierta en el siglo XIX por el suizo Jean Louis Burckhardt y aún en nuestros días se siguen descubriendo partes de la gran Ciudad. 

Mi trayecto fue de aproximadamente 7 hrs. y lo terminé porque no podía más, el cansancio y el sol abrasante del desierto le ganaron a mi ansia de conocimiento y aventura. El suceder llegado temprano fue lo ideal, efectivamente no había muchos visitantes y podías estar en cualquier punto el tiempo que deseabas. La antigua ciudad de Petra es un asombroso confusión de tumbas talladas y templos en el desierto jordano. El paisaje parece poco de otro planeta y las estructuras parecen sacadas de una película de Indiana Jones. 

Te puede Interesar  Descubre la Capilla Sixtina mexicana, en Guanajuato

Y bueno, su estructura más famosa es el Al Khazneh de 45 metros de pico, un templo con una presencia y escenografía al estilo heleno, que se conoce como El Caudal, y que mucha familia lo identifica por la película de Indiana Jones y la última cruzada. Al-Khazneh o el Caudal, es un edificio de estilo helenístico, íntegramente esculpido en la roca, al cual llegas posteriormente de suceder caminado poco más de 1 kilómetro a través del desfiladero conocido como el Siq; es tu retribución por la caminata, pero sí que vale la pena, este es sin duda el espacio de la foto oficial de Petra.

Yo, delante de la construcción conocida como El Caudal. La foto oficial que debes tomarte en Petra, Jordania.

Poco que me encantó en mi entrevista fue ver beduinos en varios puntos: ahí en la roca una mujer con sus hijos jugando, o admisiblemente algunos en sus tiendas vendiendo sus souvenirs, artesanías. Ellos son los habitantes actuales, que viven en las cuevas, y lo impresionante es que parece que el tiempo no pasa por ellos: mismas costumbres, ropas de siempre. Uno de ellos fue efectivamente muy amable conmigo, me invitó a advenir a su tienda, me invitó un té y de su comida, me decía que yo tenía que regresar y quedarme unos días con ellos, la familia más cariñoso que he conocido, sin duda. 

Beduinos en Petra, Jordania
Beduinos en Petra, Jordania.

Aunque no tienes que ser super fit para recorrer la Ciudad, sí debes de caminar mucho y cubrirte del sol, pues Petra está distribuida a lo prolongado de un amplio sendero polvoriento en el fondo del cañón, que tiene aproximadamente 8 kilómetros de prolongado desde el centro de visitantes hasta el punto final. 

Sin duda la dije de la Ciudad es el edificio de El Caudal, pero existen otros lugares interesantes como el Roman Nymphaeum (una fuente de agua pública esculpida), las Tumbas Reales (similar al Caudal, pero no tan admisiblemente conservadas) y el Monasterio (la estructura más excelso de Petra) que solo se puede ceder caminando por 800 escalones en un inflexible barranco. 

Los souvenirs en la zona son escasos y no de tan buena calidad, pero en el trayecto de regreso, el chofer me llevó a varias tiendas familiares, muy sencillas que vendían mil y un cosas de artículos de belleza, como cremas y mascarillas del Mar Muerto y algunas imágenes de Petra que pude conseguir muy baratas. Cerca de mencionar que, aunque el idioma oficial es el árabe y su moneda el dinar jordano, muchos hablan inglés y aceptan dólares americanos. 

¿Y por qué le dicen la Ciudad Perdida? La principal razón es por su particular ubicación en un valle rodeado por altas montañas rocosas cuya entrada es el profundo desfiladero el Siq, que llega a tener en alguno de sus tramos una mínima anchura de poco más de dos metros y por ello se convirtió en un enclave totalmente oculto e inexpugnable; era una ciudad escondida que se perdió a la civilización hasta que fue redescubierta por Jean Louis Burckhardt. 

Laura Aguirre en el desfiladero el Siq, Petra, Jordania
Yo, en una parte del desfiladero el Siq, Petra, Jordania.

Podrás deletrear muchas páginas sobre esta hermosa ciudad, pero ausencia se le acerca a poder vivirla, ver sus construcciones y la forma en que viven los beduinos, sin duda creo es un espacio que debes revistar al menos una vez en la vida. 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información