Perder el miedo a viajar en tiempos de COVID–19

Perder el miedo a viajar en tiempos de COVID–19

Al momento de escribir este artículo, me armonía en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (CDMX). El regreso fue difícil, pero nunca había tenido un recuentro tan íntimo.

La última vez que subí al avión fue el 6 de mayo de 2020 cuando, se dijo, estábamos en el peor momento de la pandemia de COVID-19. Por motivos profesionales, me encontré en la indigencia de romper temporalmente el toril retrete en el que había estado durante dos meses y me dispuse a viajar "por el perfectamente de Todopoderoso". En ese momento, el aeropuerto estaba infructifero. Retentiva que solo había una manada para entregar las maletas de todas las llegadas nacionales. Fue, por sostener lo menos, un atmósfera apocalíptico.

Hoy es diferente, el aeropuerto se desborda. Los viajeros están dispuestos a salir, a disfrutar en comunidad y, por qué no, a pasear en examen de la tranquilidad que hace tiempo nos ha sido arrebatada.

No voy a mentir, estoy un poco preocupado. He recibido observaciones y críticas de casi todos los que me rodean: que si no tengo que tomar un avión, es mejor viajar por carretera, que pongo en peligro mi vida y la de mis seres queridos, etc. Los tomo en cuenta, pero no puedo entrar en pánico y detener completamente mis actividades por el período indefinido de esta pandemia.

C'est vrai, ce sont des moments difficiles, mais il y a des cas, comme le mien, où retourner à l'aéroport est le moyen le plus sûr d'être avec ceux que l'on aime - après la quarantaine respective, claro. Así que decidí seguir al pie de la romance las medidas sanitarias y me aventuré a renovar mi pasión por los viajes.

Retornar a ver el aeropuerto CDMX a posteriori de ocho meses fue un sueño. El enorme árbol de Navidad en el centro de la rotonda de la Terminal 2, los cientos de viajeros entusiastas que revisan su equipaje, el personal tranquilo y capaz que nos brinda certeza y seguridad. Darme cuenta de que las prácticas han cambiado, pero no el objetivo y las sensaciones, me dio la esperanza de que algún día, pronto, podría tomar un revoloteo internacional y retornar a "mis viejas costumbres".

Te puede Interesar  Vacaciones bajo las Estrellas en Italia

Ahora tengo un revoloteo regular a Perú, que no sé si podré invadir. Llevo un poco más de 11 meses esperando este momento y para cuando llegue (si llega) tardaré unos 17. Como en todos los casos, la situación es incierta, pero lo único que queda es ponerme un buen Cara y sueño de cuando puedo encontrar amigos mientras me sorprenden maravillas insospechadas.

Por eso los invito a repensar su estado de actitud. Sé que hay muchas críticas y que los escenarios no son muy alentadores, pero mientras sigamos las indicaciones del personal retrete, pronto podremos disfrutar de nuestras actividades acompañados de los que amamos. ¡No se desesperen! Como tú, siento que esta situación no tiene fin; Pero memorizar que la vida me da la oportunidad de examinar el cambio que como sociedad hacemos, es una aventura que he decidido acariciar.

Veo la pandemia como un buen alucinación, uno de esos que, sin darte cuenta, te ayuda a crecer, a conocer tus límites y tus fortalezas; Uno de esos que espiritualmente te acerca a las personas y te hace valorar todo lo que tienes y darlo por sentado. Es despertarse cada mañana con la firme intención de usar al mayor el día, pero sin prisas. Es darse cuenta de que lo que importa no es la cantidad de cosas que haces, sino la calidad con la que las haces.

Entonces, tengo que aceptar que vine esta mañana con el miedo de estar contaminado, de sentirme abrumado por tanta muchedumbre o de no poder retomar la actividad que tanto amo. Resulta que todavía estoy entusiasmado con la experiencia, sigo disfrutando del tiempo de demora y me sigue intrigando a dónde viaja la muchedumbre. Te confirmo que viajar es mi pasión y por eso solo puedo hacerlo un par de veces al año, ¡es poco que nunca dejaré de disfrutar!

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información