Pienso, luego viajo (carta escrita en el 2021)

pienso luego viajo carta escrita en el 2021

Planeta Tierra, mayo de 2021

Hace un año estábamos recluídos por el coronavirus, o bien virus corona, llamado de este modo pues, visto al microscopio, tenía una corona exterior.

En ese instante, pasamos por vez primera en cuarentena obligatoria prácticamente en todo el planeta, en tanto que fue asolador y se trajo consigo a centenares de miles de personas en todos y cada uno de los continentes.

Como acostumbra a pasar con los buenos animales, primero resistimos, luego lo admitimos y por último ahora lo chupamos ...

En ese instante de convulsión, escuchamos a futuristas decir que fue un punto de inflexión, que todo iba a mudar, que la solidaridad que predominaba en ese instante había llegado para quedarse, mas ya ves, un año después, todo prosigue siendo el mismo.

los Sin hogar que en ese instante se hospedaban en hoteles como huéspedes de honor, en viviendas y hasta en casas pues debían ser atendidos por contagio y contagio, volvieron a las calles y ahora prosiguen deambulando como ánimas perdidas, pues lo que podría ser y no fue, como los del ámbito turístico, quienes recibieron un obsequio del Estado por perder sus ingresos a lo largo de la crisis.

Los presidentes de países, los directivos de los primordiales bancos y también instituciones del planeta, que presos del pavor, y frente a una asoladora pandemia, reaccionaron como humanos, volvieron a vivir en su burbuja de soldaduras, autos oficiales y aeroplanos privados. Aunque la enorme mayoría de las personas han sido tan paranoides que aún tienen temor de viajar.

Y los bancos que se salvaron en la crisis de dos mil ocho con el dinero de todos, prosiguen viviendo de intereses excesivos y nos hacen abonar por tener y emplear nuestro dinero, paradoja de que no hay crisis que cambie. Puesto que prosiguen ganando dinero con préstamos a empresarios turísticos que se han ido a la quiebra.

Les travailleurs qui étaient des héros à l'époque : médecins, agents de santé, transporteurs, policiers, militaires, pharmaciens, vendeurs de supermarchés, gens ordinaires dévoués à la cause commune d'aider les autres, ont repris leur vie normale sans les applaudissements de la sociedad. Y con la sospecha de haber hecho un mal trabajo, en tanto que los políticos, banqueros, futbolistas y millonarios a los que , como toda la sociedad, cuidaron y entregaron la vida, vieron la crisis en sus hogares y ahora lo que pasó, Regrese al campin a gusto. En turismo reservado a los ricos.

Te puede Interesar  Mercado turístico: funciones y características

Y por último los ciudadanos normales y mortales del planeta, que pensaban que la primera pandemia global que había recluído a todo el mundo, que había provocado la mayor crisis económica tras el conocido crack de mil novecientos veintinueve en la historia, que nos había conmovido con un planeta que está un turismo más respetuoso con la naturaleza, más reflexivo, más unido, más humano, más sostenible… un año después, solo un año después…. Nous continuons tous à courir après la carotte qui secoue le système, de sorte que nous allons comme des moutons derrière pour la chercher, sachant que seuls quelques-uns bougent leurs ficelles, nous faisant tous croire que nous vivons dans un monde avec les mêmes opportunités para todos.

Como afirmó Churchill ... la democracia es el menos malo de los sistemas políticos… Creemos en una evolución superior del orden de los primates, pues a diferencia de ellos nos preguntamos: ¿Quiénes somos? ¿Por qué razón estamos acá? Como es nuestro objetivo? ¿Por qué razón padecemos? ¿Y de qué forma eludir el sufrimiento ...?

Nos hemos encontrado muy frecuentemente con exactamente la misma piedra, en forma de guerras, matanzas, enfermedades asoladoras, persecuciones políticas que se han cobrado millones de vidas durante estos siglos XXI y hemos sufrido y proseguimos padeciendo de sistemas totalitarios, independientemente delismo. . para acabar.

Y proseguimos siendo el único animal que tropieza una y otra vez con exactamente la misma piedra y en tantas ocasiones como sea preciso ... durante la historia ... sin haber aprendido nada, en ese paréntesis, entre la muerte, que es el camino de la vida. .

Hace un año, la tierra padeció un derrame cerebral y estábamos recluídos.

Así que ahora: pienso y luego viajo.

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información