Tanatoturismo en el Pueblo Blanco: visitando las ruinas de Armero

1631546144 Tanatoturismo en el Pueblo Blanco visitando las ruinas de Armero

Han pasado treinta y cinco años, mas el dolor y la desgracia todavía están en el aire y se sienten en la piel. Momentáneamente, todo cuanto vi a mi alrededor fueron lápidas y ruinas. Era ineludible que tuviese que dejar de pasear múltiples veces para respirar hondo y meditar en todas y cada una las vidas que ya no existían.

El catorce de noviembre de mil novecientos ochenta y cinco se levantó y la urbe había desaparecido ... la noche precedente, una avalancha de lodo, lava y agua (lahar) de cuarenta metros de altura, producida por la erupción del volcán Neviscado del Ruiz, había arrasado la localidad de Armero. y con más de veintitres vidas. Los blancos, conocidos por sus cosechas de algodón, habían sido sepultados.

La desgracia de Armero fue el segundo desastre volcánico más mortal del pasado siglo, tras el de mil novecientos dos en el monte Pelée en la isla francesa de Martinica, en el que murieron veintiocho personas.

Armero se halla en el departamento de Tolima en la zona andina de Colombia. Su primordial actividad económica era la agricultura y su población rondaba los cuarenta y cinco.000 habitantes. Es bañada por los ríos Sabandija, Cuamo, Magdalena y Lagunilla. Es exactamente a través de este último que llegó la asoladora avalancha de las laderas del Neviscado.

El "León Dormido", como asimismo se refieren al Neviscado del Ruiz, se halla a cinco mil trescientos veintiuno metros sobre el nivel del mar ya unos cuarenta y cinco quilómetros de Armero. No era la primera vez que entraba en erupción, puesto que hay registros de avalanchas en mil quinientos noventa y cinco y mil ochocientos cuarenta y cinco. No obstante, ninguna con este grado de destrucción.

Tanatoturismo, como sugiere el título, es uno de los nombres que se le da al turismo en lugares marcados por la desgracia y la muerte como: Hiroshima, Chernobyl, Auschwitz y Armero. La morbilidad semeja ser el primordial motivo que impulsa a miles de turistas a visitar estos lugares. No obstante, no es el único. Conocer la historia, hacer ofrendas y disculpar son otros motivos de reflexión. en el lugar.

La entrada a las ruinas es gratis, la visita se puede efectuar a pie o bien en auto, y también individualmente o bien con guía (en ciertos casos son supervivientes). El punto de partida es el Parque a la Vida, que fue construido para celebrar la vieja plaza primordial. En este lugar se edificó un impresionante monumento de cuatro pilares unidos en la parte superior por un arco. En todos y cada columna hay una placa de bronce que recuerda las construcciones de la urbe en alto relieve.

Park to Life / Camila Gutiérrez

A su alrededor, además de esto de las lápidas desperdigadas por todo el sitio, se pueden ver los restos de casas y edificios que de forma lenta son devorados por la naturaleza. Hay que decir que lo poco que quedó en pie tras la desgracia fue saqueado por ladrones incrementando el deterioro y la desolación de esta urbe. En las testeras todavía en pie, es común ver carteles como: "Familia Tovar" o bien aun listas de nombres de quienes vivieron y murieron allá.

Te puede Interesar  10 Hoteles Verdes Para Alojarse en California

Entre las víctimas estaba Omaira Sánchez, una pequeña de trece años que quedó atrapado de la cintura para arriba en restos y barro. A lo largo de tres días, los colombianos vieron por T.V. de qué manera los rescatistas procuraban sacar con vida a Omaira. Con suerte, mandó saludos a los miembros de su familia y agradeció a los voluntarios por su trabajo. Desafortunadamente, no hubo fuerza humana para salvarla y las bombas de motor se estropearon. Allá murió, en brazos de un rescatador y en la pantalla de un país.

Su tumba se ha transformado en santuario y sitio de peregrinaje, y si bien no ha sido declarada santa, muchos la consideran como tal. También, el Papa Juan Pablo II visitó y declaró a Armero Cementerio un año después de la avalancha. De ahí que, si bien en el nombre de este artículo miento el tanatoturismo, el turismo religioso es del mismo modo esencial para este destino.

Tumba de Omaira
Tumba de Omaira / Camila Gutiérrez
Monumento a Omaira Sánchez
Monumento de Omaira Sánchez / Camila Gutiérrez

Hasta la data, la desgracia de Armero ha despertado indignación pues muchos piensan que las autoridades no hicieron caso de las advertencias, no evacuaron a tiempo, no supieron administrar el desastre; Y por si no fuera suficiente con lo anterior, los recursos para su reconstrucción fueron mal administrados. En el camino hay múltiples carpas con audios, periódicos y fotografías donde denuncian todos estos lamentables hechos y sus fatales consecuencias.

Otro tema sensible que asimismo se aborda en las visitas guiadas es la separación de familias. A lo largo de la desgracia, los supervivientes fueron trasladados a centros de salud y cobijes en múltiples localidades. Después, cuando los progenitores retornaron al pueblo para consultar por sus hijos, se dieron cuenta de que muchos de habían sido entregados en adopción (regular o bien irregularmente) aun a extraños. Hay una fundación que el día de hoy, después de treinta y cinco años, aún busca reunir familias.

Se aprendieron múltiples lecciones de la desgracia que hicieron posible progresar el monitoreo volcánico y la administración de peligros. Esto último dejó trasladar a los supervivientes a la nueva sede municipal de Armero-Guayabal oa otros ayuntamientos como Lérida, Venadillo, Ambalema, donde se han construido distritos para cobijarlos.

Afortunadamente, el "León Yacente" no se despertó. No obstante, sabemos que es una amenaza latente por su incesante actividad y compacta fumarola que podemos ver desde los aeroplanos toda vez que cruzamos la cordillera central. Solo podemos querer "que Dios nos tenga en la mano", como afirmó el entonces presidente, Belisario Betancur, al ver la magnitud de lo sucedido.

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información