¿Viajar o no viajar en pandemia? He ahí la cuestión

viajar o no viajar en pandemia he ahi la cuestion

Se ha hablado mucho de ello en los últimos meses en Internet. Viajar el día de hoy ha adquirido un estigma de irresponsabilidad y / o riesgo. El discute es si esta es una forma de reactivar la economía o un acto ególatra y diríase que lo mejor sería quedarse encerrado hasta el momento en que mejore el panorama. Creo que, como prácticamente todo en la vida, esta situación no es algo blanco o negro, existen muchos matices y mucho contexto a estimar.

Aunque esta pandemia ha arrasado toda nuestra vida diaria y hemos estado recluídos a lo largo de bastante tiempo, la nueva normalidad se está infiltrando gradualmente en nuestra vida diaria. Sucede en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra sociedad, y una de las industrias que más ha debido amoldarse es el turismo.

En marzo del año pasado decidí organizar un viaje con mi papá a Puerto Vallarta por Navidad, aguardando que para entonces la pandemia estuviese más bajo control ... bueno, no tanto como tal, mas el viaje ya estaba pagado. por. , con lo que nos aventuramos a salir. Muchos familiares y amigos nos criticaron por esto y nos aconsejaron que fuésemos siendo conscientes de ello y nos quedásemos en casa para eludir inficionarnos a nosotros mismos y a nosotros mismos. Tanto es con lo que comenzamos a tener temor.

Pero nos hallamos con múltiples sorpresas y aprendimos mucho.

Las medidas de saneamiento están en pleno auge en todas y cada una partes. Del aeropuerto y sus nuevas medidas registro y embarque. Hay gel antibacteriano en todas y cada una partes y en ningún sitio te dejarán quitarte la mascarilla. Como es lógico, hay fallas y aglomeraciones, mas es un sistema que está en incesante mejora. Uno de los pasos que más me sorprendió fue que en los aeroplanos ahora debes subir y bajar del aeroplano en orden de fila. Es una cosa que debería perdurar el resto de tu vida. Así eludimos chocar en este estrecho corredor del aeroplano.

Incluso se observan más medidas de saneamiento en el hotel. Se puede ver continuamente a los empleados limpiando y desinficionando las áreas comunes. Los camareros, los camareros y esencialmente todo el personal llevan sus máscaras y máscaras perpetuamente. Se suplica a los huéspedes que empleen una máscara al pasar por los corredores y las zonas comunes. La sala dispone de precinto de garantía de desinfección y se han suspendido ciertos servicios como el bufé para eludir al límite los contagios. Y, lógicamente, la capacidad estaba al cincuenta%.

Te puede Interesar  10 mandamientos al viajar en 2021

Aunque esta fue una experiencia poco común y fue algo incómodo llevar la máscara a la playa, viajar tras diez meses sin hacerlo valió la pena. Aun con el calor de traer la máscara ... y después me di cuenta: estaba un tanto incómodo recostado en una litera, imagínate de qué manera estaban los trabajadores. Los que se mudaron, limpiaron, trajeron, asistieron y además de esto, con la mejor actitud, lo que caracteriza al servicio mexicano como caluroso, ameno y familiar.

Hablé con ciertos de ellos. Con mi mesera en el restaurant, con el cantinero y con mi mucama. Cada uno de ellos de ellos me afirmó lo bien que les ha ido esta temporada (diciembre), por el hecho de que las propinas son buenas y de ahí tienen unas vacaciones estupendas, y este año estaban más conmovidos aun por el hecho de que había menos gente en el hotel.

Estas conversaciones me llevaron a una conclusión. No diré que debas viajar, mas no diré que no. Solo digo que debes perder el temor. Soy de la idea que el turismo he de ser apoyado por el hecho de que la familia del barman que me atendió, la mucama que hizo mi cuarto, la mesera del restaurant donde comí y miles y miles de cooperadores más, viven de él, y si toman todas y cada una de las medidas posibles a fin de que lleguemos con toda la confianza del planeta, como turistas responsables asimismo debemos llevar las nuestras, proseguir instrucciones, lavarnos las manos, emplear mascarillas y sostener una distancia saludable, mas sin ser legítimo, por el hecho de que el turismo nos precisa tanto como los precisamos a ellos.

Viajemos con responsabilidad. Confiemos nuevamente en la industria y ocupémonos de ella a fin de que no recule. La nueva normalidad nos va a traer más destinos, más experiencias y más ganas de proseguir viajando.

comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información